El examen de aplicaciones (II): los permisos que solicita la app

El examen de aplicaciones (II): los permisos que solicita la app

El sistema operativo permite limitar el uso que una aplicación puede hacer de nuestra tableta o teléfono.

En un artículo anterior nos referíamos a las tiendas de apps y qué implicaciones podían tener para la seguridad de nuestros datos. En esta ocasión nuestro examen se va a centrar en los permisos que solicita la aplicación.

En los dispositivos móviles populares, las aplicaciones y los juegos se ejecutan en espacios aislados (los llamados sandboxes o areneros) junto con los datos y la configuración. El sistema operativo, por su parte, se encarga de gestionar los permisos para que puedan comunicarse y usar los distintos servicios del dispositivo. Los permisos que solicitan las aplicaciones pueden variar de unos sistemas a otros pero los más habituales son el acceso al almacenamiento, a los contactos, a la cámara, al micrófono, a los SMS, a las llamadas, a la ubicación geográfica, a los dispositivos externos conectados, o a los perfiles en redes sociales.

Cada vez que añadimos una aplicación o un juego nuevo a nuestro dispositivo, este le pedirá al sistema operativo los permisos que necesita. Por ejemplo, las aplicaciones de mensajería y redes sociales requieren muchas veces acceso a la cámara, a los contactos y a nuestra colección multimedia; o un antivirus puede pedir acceso a los ficheros del sistema para analizarlos. A veces no es fácil imaginar para qué necesita realmente una aplicación todos los permisos que pide: algunos juegos quieren permiso para acceder a las llamadas, simplemente para interrumpir la partida cuando entra una llamada; o algunas aplicaciones solicitan conocer la ubicación geográfica para enviar ofertas o anuncios según dónde estemos. Una app que requiera unos permisos excesivos debería hacernos sospechar sobre sus intenciones, ya que podría obtener datos del sistema o de nuestra actividad y enviarlos a un tercero. También deberíamos ser prudentes si al actualizar una aplicación nos piden permisos nuevos.

La buena noticia es que nosotros podemos participar en la gestión de los permisos que les damos a las aplicaciones; la mala es que no siempre es fácil. El proceso es distinto en cada sistema operativo, y a veces no tenemos la información o el tiempo necesario para tomar una buena decisión. Los fabricantes buscan un equilibrio entre la precisión que demandan los usuarios más avanzados y la sencillez para usuarios más confiados, y entre los sistemas más populares y sus versiones encontramos todas las tendencias.

También son varios los momentos en que podemos gestionar los permisos. En un sistema muy conocido, cuando elegimos una app o un juego que nos gusta, la tienda de aplicaciones ya nos informa de los permisos requeridos, y nos pide que aceptemos su concesión antes de dejarnos descargarla; en otro sistema igualmente popular, la aplicación se descarga primero y después, durante la instalación es cuando nos enteramos de los permisos que quiere que le concedamos. Algunos permisos en ciertos dispositivos soportan más opciones que el simple ‘Aceptar’ o ‘Rechazar’, y permiten, por ejemplo, que la aplicación acceda a servicios como la ubicación geográfica o la red, pero solamente cuando el usuario realmente la está usando. Con tanta diversidad de opciones no nos queda otro remedio que explorar en los ajustes de nuestro dispositivo y ver las opciones que ofrece.

Además de en la descarga y en la instalación, en cualquier momento podemos revisar y cambiar los permisos de aplicación. Desgraciadamente, aquí nos encontramos también que los ajustes son distintos en cada teléfono o tableta. Algunas plataformas prefieren agrupar las aplicaciones bajo los permisos, con lo que podemos ver o limitar, por ejemplo, qué aplicaciones están usando la ubicación geográfica o una red social; mientras que otras prefieren poner los permisos bajo las aplicaciones, mostrando por ejemplo una fila de selectores de permisos que requiere determinado juego.

Obviamente, si denegamos un permiso a una aplicación su comportamiento puede variar, e incluso la aplicación completa puede dejar de funcionar. Sin embargo, también puede seguir funcionando adecuadamente para lo que necesito, y asegurarme un poco de privacidad.

Es posible controlar parcialmente los permisos en dispositivos que usan otras personas: por un lado, en el ámbito de los móviles de trabajo, las organizaciones pueden gestionar de forma muy detallada e incluso dinámicamente muchos de los permisos de aplicación, usando un gestor de dispositivos móviles o MDM. En el lado doméstico las distintas plataformas permiten habilitar mecanismos de control parental y perfiles de usuario. En el extremo opuesto, un dispositivo rooteado o desbloqueado puede tener un gestor de permisos en su sistema diferente al que estableció el fabricante, por lo que de nuevo hay que recordar el riesgo que supone si no se controla adecuadamente.

En resumen, los permisos son una parte importante de nuestro examen de aplicaciones porque nos permiten, en primer lugar, tener un mayor control sobre la información que facilitamos a terceros y, además, limitar los riesgos de la actividad de una aplicación presuntamente dañina en nuestro dispositivo. Por eso, la revisión o incluso el ajuste de los permisos de cualquier app o juego nuevo o actualizado es una actividad muy recomendable. Y puesto que los mecanismos de gestión de permisos son distintos en cada sistema, es importante que dediquemos unos minutos a revisar los ajustes y conocer así las posibilidades que ofrece.

La Agencia Española de Protección de Datos ha lanzado una Guía de privacidad y seguridad en internet elaborada junto al INCIBE que incluye algunas fichas para concienciar (que no asustar) a los usuarios de los riesgos de las apps.

 

Fuente: Agencia Española de Protección de Datos



¿Necesitas más información sobre nuestros servicios?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR