Qué pasos debes seguir si eres víctima de ciberacoso

Qué pasos debes seguir si eres víctima de ciberacoso

 

“Eres un cabrón y sé dónde vives”. La mención en Twitter nos salta en el móvil y la leemos con sorpresa. ¿Una amenaza? ¿Una broma de mal gusto? Por desgracia, en la mayoría de los casos las víctimas del ataque pasan del asunto, confiando en que se calmen las aguas, sin llegar a tomar ningún tipo de medida, aunque sea de forma preventiva. Los que actúan así lo hacen a sabiendas que el asunto no va a ir a más, pero lo cierto es que en ese caso los acosadores salen impunes.

¿Qué hacer en estos casos? Los que se bandeen con frecuencia en redes sociales saben bien lo fácil que es caer en las garras de algún troll, y por lo general, el mejor consejo es ignorarlos. El manido dont feed the troll. En unas pocos minutos pierden fuerza y como no encuentran el enfrentamiento, abandonan. Sin embargo, en otras ocasiones el ataque es más personalizado y sostenido en el tiempo, y aquí lo más aconsejables es tomar medidas.

De esto sabe mucho la desarrolladora Zoe Quinn, que ha sido víctima de una larga campaña de acoso en la red, y ahora imparte seminarios para las víctimas en los que aconseja las medidas a adoptar. Lógicamente, Quinn se refiere a este segundo nivel de acoso y amenazas en el que ya es necesario adoptar medidas. La desarrolladora propone una serie de pasos a dar una vez se ha sido víctima de una campaña de acoso, pero las tres grandes medidas que deben adoptarse son:

Zoe Quinn, desarrolladora, víctima y experta en ciberacoso
Zoe Quinn, desarrolladora, víctima y experta en ciberacoso

 

1. Denunciar a la policía: los cuerpos de seguridad del estado cuentan con áreas específicas dedicadas a los ciber delitos y con agentes especializados en ellos. Un buen exponente de esta vigilancia, referente por cierto mundial, es el Cuerpo Nacional de Policía y su célebre cuenta de Twitter en la que sostienen que “escuchamos a todos”. Lo que en un momento puede parecer una broma, puede convertirse en un problema serio y tal vez sea demasiado tarde para tomar medidas. La policía está preparada para atender este tipo de delitos y no se lo toman como un trámite más.

2. Guardar todas las pruebas: links de las amenazas vertidas en redes sociales, pero sobre todo capturas de pantalla de las mismas, puesto que es muy posible que el acosador intente borrar todo rastro de sus acciones. Quinn explica que no se trata sólo de acumular pruebas del acoso, sino que “hacer entender a la policía qué está sucediendo”. Los acosadores se crecen ante el aparente anonimato de internet, pero lo cierto es que lo bueno de la red es que queda siempre rastro de todo.

3. Aumentar la seguridad de las credenciales: una de las más desagradables posibles consecuencias de una campaña de acoso puede ser el hackeo de las cuentas de la víctima. Y en esto, lo mejor es prevenir antes que lamentar. El famoso robo de los desnudos de famosas que sacudió a la red se podía haber evitado si estas cuentas tuvieran activada la verificación en dos pasos. Esta sencilla medida protege por el momento de la mejor manera las cuentas ante el ataque de manos ajenas, pero Quinn va más allá y sugiere no usar preguntas de recuperación sencillas como “cómo se llama tu perro” o “en qué ciudad naciste”, ya que hay que tener en cuenta que los acosadores saben todo sobre su víctima.

 

¿Todo? Bien, si somos conscientes del uso que hacemos de las redes sociales descubriremos que vamos dejando piezas dispersas de un puzzle: que si un check-in aquí, que si una foto de casa, del barrio, del coche… Alguien con tiempo puede unir toda esa información y dependiendo del nivel de detalle, puede llegar a nuestra casa. A este respecto, Daniel Creus, analista de seguridad en Kaspersky Lab, lo tiene claro: “Cuanta menos información de carácter personal pongamos a disposición del atacante, más reduciremos la posibilidad de que las amenazas vayan a más”, explica a Teknautas. Y recomienda un criterio antes de pulsar Enviar en una red social: “la mejor opción es pensar antes de publicar determinada información que alguien puede utilizar contra nosotros”.

Sin embargo, parece que a los ciber acosadores se les va a poner el asunto más feo en cuanto prospere la reforma del Código Penal, que como recuerda el experto en derecho digital Borja Adsuara, se encuentra en la actualidad en el Senado, y que incorpora el delito de acoso, y que contempla, en buena lógica, penas de prisión. Un freno más para la aparente impunidad de los ciber acosadores.

 

 

 

 

Fuente: El Confidencial



¿Necesitas más información sobre nuestros servicios?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR