Tres puntos del derecho al olvido que Google se salta a la torera

Tres puntos del derecho al olvido que Google se salta a la torera

 

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), dictaminó el pasado 13 de mayo que Google tendría que retirar enlaces a informaciones lícitas e indexadas que un ciudadano considerase que le perjudican en su buscador, poniendo de esta forma fin a una larga batalla que se remontaba a 1998 y cuyo origen se encontraba curiosamente en un ciudadano español, Mario Costeja.

El gigante tecnológico acató la sentencia, pero a su manera. Los de Mountain View pusieron en marcha un formulario online mediante el cual los internautas ya pueden solicitar la eliminación de algunos enlaces que consideren oportunos. Sin embargo, debido a que la sentencia no fue todo lo concreta que debería haber sido, llevaron a cabo una interpretación de algunos puntos que no ha convencido a Europa. Algo que ahora quieren que cambie.

El primer apartado es el referido al ámbito de aplicación. Google lleva tiempo borrando resultados de búsquedas pero sólo a ciudadanos europeos y dentro del territorio de la Unión Europea, cuando la propia sentencia del TJUE hace mención al “público en general”.

En su última conclusión y en los apartados 97 y 99 de la misma explica que las personas físicas que ejerciten su derecho al olvido sobre un responsable obligado por la normativa de la Unión Europea, “podrán solicitar que la información de que se trate ya no se ponga a disposición del público en general mediante su inclusión en tal lista de resultados”.

De momento Google opina que la decisión del TJUE es únicamente de aplicación para los servicios ofrecidos a los usuarios europeos. Sin ir más lejos, en el formulario de solicitud del derecho al olvido que ha publicado en internet, la tecnológica pide que se indique un país para saber qué normativa aplicar.

 

Un aviso en la red que incomoda a muchos

No es el único punto que está irritando a la UE. Hasta ahora, cuando se busca un nombre común (no de un famoso), en Google, en la parte inferior de los resultados de búsqueda aparece el siguiente aviso:

“Es posible que algunos resultados se hayan eliminado de acuerdo con la ley de protección de datos europea. Más información”.

Con esto, la empresa estadounidense ya te está diciendo que una persona en concreto ha solicitado el derecho al olvido. Pero también está comprometiendo al resto de internautas que tengan el mismo nombre y apellidos.

Según ha explicado el abogado Luis Gervas a Teknautas, responsable del Código del Derecho al Olvido publicado en el BOE y miembro del sitio web Salirdeinternet, “si se hace click en el enlace de Más información, Google explica que este aviso aparece aunque no se haya eliminado nada. ¿Por qué lo pone entonces? Se me ocurre que puede ser una técnica sutil de la compañía para que la gente crea que existe una censura indiscriminada”.

Según la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), para las Autoridades Europas de Protección de Datos este tipo de aviso no encuentra fundamento en ninguna exigencia normativa. “Esta práctica sólo puede ser aceptable si la información se ofrece de tal manera que los usuarios no puedan deducir, en ningún caso, que una persona concreta ha solicitado la retirada de ciertos resultados asociados a su nombre”, ha añadido Gervas.

La semana pasada, el Grupo de Trabajo del Artículo 29 publicó un informe en el que, entre otras cosas, explicaba que este mensaje sólo se puede incluir cuando no haya dudas acerca de la persona sobre la que se está buscando la información. “Las decisiones que deben ser excluidas del listado (de búsqueda), deben ser aplicadas de tal manera que se garantice una protección efectiva y completa de los derechos del sujeto”, recalcó el Grupo en un comunicado.

Para el abogado Joaquín Muñoz, “la UE entiende que podría añadirlo si estuviese directamente relacionado con la persona que lo hubiese solicitado. Lo cual casi es imposible. Google está haciendo una interpretación controvertida de la sentencia. Tanto, que existen dudas de que realmente la esté cumpliendo. El informe presentado por el Grupo de Trabajo del Articulo 29 no es vinculante pero sí sirve de referencia para la aplicación de las leyes en la UE”.

Otra de los prácticas controvertidas que está llevando a cabo Google consiste en que cuando elimina de su rastreo un link de una web concreta, manda un email a la que estaba siendo rastreada para informarle de la eliminación. Lo hizo recientemente con el diario Qué, en relación a algunas noticias sobre terrorismo. “Con esto la tecnológica lo que consiguió fue que se divulgasen aún más esas noticias. Es posible que Google quiera informar a los medios para que se hagan eco y de esta forma se traslade a la sociedad que se le está imponiendo una censura indiscriminada e ilógica”, ha apuntado Luis Gervas.

“Las autoridades europeas han aclarado que este comportamiento de Google carece de base legal y que únicamente podrían establecerse contactos entre el buscador y la web de origen para recabar información y poder tomar una decisión”.

 

 

Fuente: El Confidencial



¿Necesitas más información sobre nuestros servicios?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR