Windows 7 y 8 “espían” tus datos y privacidad igual que Windows 10

Windows 7 y 8 “espían” tus datos y privacidad igual que Windows 10

 

Windows 10 ha superado ya su primer mes de vida y no ha faltado la polémica, sobre todo en torno a la privacidad. Durante el pasado mes de julio Microsoft recibió una avalancha de críticas por la forma en la que el Windows 10 recopila datos del sistema y de las aplicaciones. Dependiendo del programa que utilices (Skype, Bing, Cortana…), esta recopilación puede incluir tus propios datos personales, y no hay forma sencilla de controlar qué compartimos con Microsoft y qué no. Lo peor: si pensabas que por utilizar Windows 7 y Windows 8 estabas a salvo, no es así. Nuevas actualizaciones en ambos sistemas hacen que estos te “espien” prácticamente igual que Windows 10.

Durante los últimos días y semanas Microsoft ha lanzado varias actualizaciones de Windows 7 y 8 para solucionar varios problemas de seguridad. Sin embargo, algunas de estas actualizaciones, como la 3022345, han servido para algo más: descargar una herramienta llamada Diagnostics Tracking service. ¿Qué hace? Básicamente rastrea tu ordenador para conocer cómo utilizas el sistema y las aplicaciones (incluidas las de terceros). Esa información la envía de vuelta a Microsoft. Da igual que estés haciendo una búsqueda con Bing, una llamada por Skype o enviando emails con Outlook. Todo queda registrado.

En la propia página de Microsoft se lista la interminable cantidad de datos que Windows recopila sobre ti: nombre y apellidos, dirección, datos de pago, intereses, contactos y relaciones, ubicación… En realidad, no muy diferente a lo que hacen otras compañías como Google, Apple o Facebook, pero con un matiz importante: hasta ahora esta recopilación de datos en Windows 7 y 8 era mucho más limitada. Ya no. Windows 10 ha abierto la veda contra la privacidad.

a-man-works-on-a-laptop-computer-near-a-windows-10-display-at-microsoft-build-in-san-francisco

Atentado (inevitable) contra la privacidad

Yago Jesús, especialista en seguridad informática, cree que desde el punto de vista puramente técnico no hay nada que reprochar a Microsoft. “Está haciendo lo mismo que llevan haciendo otras empresas durante años, solo que Windows empieza ahora. Hoy en día todo está conectado a Internet y, como empresa, es normal que Microsoft quiera saber cómo utilizamos sus servicios”, explica a Teknautas. Desde el punto de vista de privacidad es otra historia.

“Desde esa óptica sí, realmente es un atentado contra nuestra privacidad. Pero el culpable no es solo Microsoft, es toda la industria. Hemos ido cediendo terreno, aceptando, aceptando y aceptando, hasta llegar a un punto en que nos parece normal compartir nuestra vida con una multinacional. Hoy en día ya casi es inevitable, hay muy poco que podamos hacer”, señala Yago.

Microsoft asegura que la recolección de datos que realiza es estrictamente legal. “Windows no recoge información personal sin consentimiento del usuario. Son datos de uso, diagnóstico y rendimiento que ayudan a Windows y a las aplicaciones a funcionar adecuadamente”, explica a Teknautas un portavoz de la compañía. Cierto. La clave está justo en esa palabra: consentimiento. Al instalar Windows, todos aceptamos los términos de uso de la compañía. Nadie (o casi nadie) los lee. Y ya no hay vuelta atrás.

¿Cómo proteger tus datos?

La buena noticia de todo esto es que Microsoft permite controlar hasta cierto punto qué datos compartes con ellos. La mala noticia: es una auténtica pesadilla ir aprobando o denegando permisos de forma individual en Windows, tanto Windows 10 como 8 y 7. Y ese es el otro gran problema. Puede que muchos hayaan aceptado ya que no existe la privacidad en internet, pero al menos las compañías deberían facilitarnos decidir si queremos compartir o no nuestros datos. Microsoft, desde luego, no lo pone fácil.

windows-10-installed-laptop-computers-are-displayed-at-microsoft-china-center-one-in-beijing

En esta kilométrica guía la compañía detalla pasos a seguir para configurar sus diferentes servicios sin enviar datos de nuestro sistema y aplicaciones a sus servidores. Antes de instalar Windows 10, lo mejor es no elegir el modo de instalación rápido y configurar a mano todas las opciones, rechazando cualquier petición de acceder a tu localización y deshabilitando Cortana. Si ya lo tienes instalado, la clave es ir a la configuración del sistema y a la sección de privacidad > general para personalizarlo a tu gusto. Allí podrás ajustar parámentros como compartir o no tu ubicación, desactivar Cortana o restringir qué datos recaba el navegador Edge. También debes seguir estos otros cuatro trucos para atenuar la recolección de datos.

Si aún utilizas Windows 7 u 8, puedes eliminar las actualizaciones recientes que instalan la herramienta de seguimiento. Como detallan en Ghacks, son en concreto la actualización 3068708, 3022345, 3075249 y 3080149. Basta con ir al panel de control y eliminarlas. Aunque cuidado: “A veces es peor el remedio que la enfermedad. Antes de eliminarlas hay que estar muy seguro de que no van a afectar a otras partes del sistema”, recuerda Yago Jesús. “Si por mejorar nuestra privacidad hacemos más fácil que alguien nos meta un troyano o nos robe los datos bancarios, mal negocio”.

 

 

 

Fuente: El Confidencial

 

.



¿Necesitas más información sobre nuestros servicios?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR